El mundo de la toma de color antes de los medidores digitales


Imágenes de Quintessence

A menudo los Técnicos nos encontramos en la tesitura de ir a clínica a tomar un color. Para poder conseguirlo de manera fiable, debemos:

Contar con una cámara con filtros polarizadores que nos proporcione el color interior diente, sin reflejos que nos lleven a un valor más elevado que el necesario
Colocar las guías de color a la misma distancia que el diente, sirve para evitar que las guías reciban una mayor cantidad de flash anular o paralela, modificando el color de éstas
Sacar una foto en blanco y negro nos da el valor necesario a crear en las piezas, a menudo jugamos mucho con los traslúcidos, incisales,… y no conseguimos el valor deseado. De esta manera podremos corroborar si lo hemos conseguido
Crear guías propias de color con las cantidades que hayamos ido estudiando para crear que color que tanto nos costó conseguir, es esencial para conseguir la excelencia